Canciones bonitas

Las canciones más bonitas de ahora y de siempre, por primera vez en un blog en venta directa (sólo Península y Baleares)

19 diciembre 2005

La maceta

La cabra mecánica





A Susana

Cuando te vas
se me mueren las macetas,
que no las riego con llanto
de tanto llorar los ojos se me secan,
que no las riego con llanto
¡ay! de tanto llorar los ojos se me secan.

Y con los ojos sequitos
la mirada se me ciega,
y el corazón que no ve,
ni siente, ni padece
se mustia y se muere de pena;
y el corazón que no ve,
ni siente, ni padece
se mustia y se muere de pena.

Por eso te planté
mi corazón en una maceta,
pa poder echar raíces
donde quiera que tu fueras.

Por eso me arranco la piel, ay,
pa que te hagas una maleta,
para cuando eche de menos
el cuerpo que ciñen tus prendas,
para cuando eche de menos
el cuerpo que ciñen tus prendas.

Si del cambio climático
se te mueren las macetas,
no me las riegues con llanto,
de tanto llorar los ojos se te secan,
no me las riegues con llanto, ay,
de tanto llorar los ojos se te secan.

Tírame la semilla de un beso al aire,
que seguro llega
a mi parcelita en las nubes
pa que junto a mi corazón crezca,
a mi parcelita en las nubes
pa que junto a mi corazón crezca.

Por eso te planté
mi corazón en una maceta,
pa poder echar raíces
donde quiera que tú fueras.

Por eso me arranco la piel, ay ay ay,
pa que te hagas una maleta,
para cuando eche de menos
el cuerpo que ciñen tus prendas.

Donde quiera que estés
sácame al balcón
a lucir mi amor sincero.
Que se entere la gente
que no soy uno más
en tu macetero.

Como tanta gente, descubrí el genio de Lichis, alma de La cabra mecánica, con el disco Vestidos de domingo. Un pelín antes del boom. Estaba viendo Canal Sur y vi actuar un extraño grupo con una vieja gloria que pegaba unos berridos encantadores, y oí un estribillo que me pareció francamente genial:

Tú que eres tan guapa y tan lista,
tú que te mereces un príncipe, un dentista...


Será todo lo comercial que queráis, pero es un estribillo bello y original. Después me hice con el disco completo y descubrí que no le sobraba nada.

Desde entonces lo estuve escuchando interrumpidamente, hasta que hace unas semanas me hice con su nuevo trabajo, Hotel Lichis, que me atrevo a decir que es incluso superior al Vestidos. Si podéis haceros con él, ojo a la primera canción, Ay, poetas, con una de las letras más divertidas que he oído nunca en español, o a Tu casa de Terrassa, un divertimento flamenquero bueno. Basta de publicidad gratuita.

Escuchad la canción que nos ocupa hoy, superior en mi opinión a La lista de la compra e incluso a Felicidad, una sencilla y bonita canción de amor llena de preciosas imágenes de balcones andaluces pintados de blanco y geranios que se mueren. Y si os enamoráis, no digáis que no os he avisado.

4 Comments:

At 10:31 a. m., Anonymous Anónimo said...

¡Has dado en el clavo! El lenguaje canalla del Lichis me encanta: sus letras dan en el clavo. Incluso las canciones más tristes me suben la moral.


Que te follen (por la canción, eh!).

 
At 10:36 a. m., Anonymous Priscila again said...

¿Usuario anónimo? Que soy la Prisci.

Fragmento de letra canalla, como un mal poema:

Chao, compañeritos de farra
chao a la puta bohemia
empezaba ya, a estar harto
de cagar blando
y no enterarme de una mierda.

De fiesta está mi corazón
me bailan solas las piernas
que más que baile es un temblor
entre monillo y la paraplejia.

Y es la falta de amor,
la que llena los bares
son tus labios para mí
un plato de calamares.

Cervecita sin alcohol
ay, dentífrico acción blanqueante
que nada me falte
días de mucho, visperas de ná.

 
At 10:37 a. m., Anonymous Priscila III said...

Último braseo: genial la de "Cuando vuelve el amor".

 
At 5:37 p. m., Anonymous Anónimo said...

Aún recuerdo ver un concierto de Montana con Lichis al bajo en un garito con cuatro gatos. Aún recuerdo verle con el bajo y su guardapolvos negro en el autobús camino de los ensayos. Quién iba a pensar que este chico de barrio, simpático, elocuente, pero tímido iba a darme tantos momentos de "felicidad"... aún recuerdo, a mi padre, descojonarse de la risa con el "que te follen" a toda hostia mientras me duchaba... imprescindible - como también lo es el segundo disco(cabrón). Es curioso que se le considere excesivamente comercial... me parece que no se le ha escuchado bien.

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Home